Claves para un sector inmobiliario más sostenible

17 de mayo de 2022
sector inmobiliario sostenible

La sostenibilidad está cobrando una gran consciencia en nuestra sociedad. Un estilo de vida que ya se ha colado de lleno en el sector inmobiliario y que cada vez va adquiriendo mayor presencia.

Tal y como afirma la directora General de Green Building Council: “La sostenibilidad ha pasado de ser una demanda de pocos a un movimiento de toda una sociedad”.

¿Qué se entiende por un sector inmobiliario sostenible?

Son muchos los factores que hay que tener en cuenta al hablar de viviendas sostenibles. Por supuesto, la eficiencia energética es uno de ellos, pero también influyen otros que afectan tanto a las edificaciones como a los barrios de las ciudades. 

El mercado inmobiliario y de la construcción está poniendo de su parte para avanzar hacia un modelo de construcción más eficiente y sostenible. Y es que, hay que tener presente que la edificación es un sector altamente contaminante para el planeta. Es el responsable del 40% del consumo energético y del 36% de las emisiones de CO2 a nivel europeo.

Para poder hablar de un mercado inmobiliario cada vez más sostenible, se deben tener en cuenta factores como los siguientes:

1. La economía circular

Adoptar medidas más ecológicas en la construcción de nuevos edificios será clave a corto y a largo plazo. Una forma de anticiparse a las nuevas leyes “verdes” que están por venir. 

Disminuir en gran medida los residuos de la construcción es esencial. Así como el hecho de incorporar materiales durante la construcción que posteriormente puedan reutilizarse. 

La clave será el “construir para volver a utilizar”. Es decir, considerar las edificaciones como banco de materiales reutilizables. 

2. La reducción de la huella de carbono

Uno de los objetivos pasa por la necesidad de disminuir la huella de carbono. ¿Cómo? Apostando por la creación de edificios sostenibles, implicando por un lado la industrialización – produciendo en fábrica los componentes y después ensamblándolos en la obra – y por otro lado, los materiales renovables.

  • La industrialización: el hecho de construir los componentes del edificio en fabrica para luego trasladarlos a la obra permite reducir en gran medida los tiempos de edificación, el consumo de energía y los desplazamientos de maquinaria. Además de mejorar la productividad. ¿El resultado? Un menor impacto en el medio ambiente y una reducción de la huella de carbono.
  • Los materiales renovables cuentan con una baja huella ecológica, por lo que, su uso es esencial para reducir las emisiones de CO2. Un gran aliado es la madera. Un magnífico aislante que, además, permite reducir posteriormente la energía utilizada en calefacción. 

3. Tendencia hacia el diseño pasivo

El gran reto del sector inmobiliario se halla en lograr el bienestar energético. La tendencia del diseño pasivo es un método que tiene como objetivo lograr el acondicionamiento ambiental natural.

Dicho de otra forma, conseguir que las viviendas y los edificios no tengan que recurrir ni a la calefacción ni al aire acondicionado, sino que estén diseñadas de tal manera que puedan lograr aclimatarse de forma natural gracias a los materiales, a la orientación y a la distribución de espacios.

sostenibilidad sector inmobiliario

Está claro, la lucha contra el cambio climático es un compromiso colectivo, tanto de las empresas, como del ciudadano, como de las instituciones. Solo con un trabajo conjunto será posible ir encaminándonos cada vez más hacia un sector inmobiliario completamente sostenible. 

Abrir chat